Porque entrenar la fuerza?

¿Por qué entrenar la fuerza?

Seguro que ya has oído hablar pero como ya sabras hay multitud de estudios que indican que la fuerza muscular mejora la eficiencia y la economía del movimiento mediante la mejora de la coordinación muscular y los patrones de reclutamiento motor.

Resumiendo …. el entreno de fuerza nos ayuda a que se tenga que aplicar menos fuerza relativa para repetir un gesto técnico. Por lo tanto el deportista se hace más resistente o más rápido en la distancia.

Se aconseja incluir el entrenamiento antes que el de resistencia, lo más recomendable es dejar entre 2 y 6 horas, si es posible. No sólo para evitar posibles errores técnicos, sino que puede servir como activación neural para el entrenamiento de resistencia.

Imprescindible tanto los que se inician como para los más expertos. La fuerza siempre suma, es salud, es rendimiento.

Como se ha de trabajar?

Lo que se recomienda es hacerlo de una a tres veces der semana, dependiendo del deporte y de la fase de la temporada en la que te encuentres.

Las últimas evidencias sugieren que la mejor forma de hacerlo es a través de la velocidad de ejecución, que no quiere decir rápidas, ya que habrá una carga que frenará el movimiento. Es decir, hay que hacer las repeticiones a la máxima velocidad posible en fase concéntrica y con una carga que frenará el movimiento.

Esta metodología no sólo tiene en cuenta el tiempo para repetición sino que también mide la pérdida de velocidad en cada repetición. (Debido a la fatiga.)

Para maximizar tu entrenamiento de fuerza es necesario:

1️⃣Realizar el trabajo de fuerza la máxima velocidad posible en cada repetición, recuerda que no quiere decir rápido !. Con una pérdida de velocidad de entre el 12 y el 20%. Con un rango completo de movimiento.

2️⃣Realizar  mitad o menos de las repeticiones posibles (aprox.) Esto significa poner una carga en la que podrías hacer «X» repeticiones, de estos sólo será necesario que hagas la mitad, o menos!

3️⃣Cargas entorno al 50-60% del RM (RM = 1 repetición con el peso máximo.)

Habría muchos matices a detallar ya que cada ejercicio tiene un propio protocolo de pérdida de velocidad y aún se sigue investigando.

Conclusiones: Como puedes ver estamos fuera y lejos de la quiebra muscular,

Y lo que me parece más espectacular es que además de mejorar la fuerza nos crea una fatiga más baja que si hacemos repeticiones a menor velocidad de ejecución y con cargas más elevadas.

Esto nos servirá para no acumular un exceso de fatiga que pueda interferir en nuestro deporte prioritario.

He aquí un claro ejemplo de que menos es mejor.

0 comentarios

Deixa un comentari

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.